EL PARAÍSO COME CARNE

Un trabajo que explora la perspectiva fisicalista y tangible de la muerte junto con la visión intangible de las creencias en torno a la esperanza post mortem, y el atisbo de verdad que pueda haber en ellas.

¿Qué crees que sucede cuando mueres?
¿Crees que es posible la reencarnación, la inmortalidad o la resurrección? ¿ir al cielo, al paraíso o al más allá?
¿Y si todas estas ideas o creencias sobre la muerte fuesen explicaciones simbólicas de una realidad que todavía no hemos alcanzado?
Algunas ideas más sencillas, están inspiradas en los ciclos de la naturaleza y del universo; ir al paraíso cuando te descompones en la naturaleza, volar al cielo con las moscas de la carne o la energía que somos que no se destruye, solo se transforma.
Pero otras ideas más complejas, elaboradas por un conocimiento intuitivo de la mentalidad del hombre primitivo, tienen semejanzas con teorías o hipótesis científicas: las cuasipartículas que renacen de sus cenizas, la existencia de mundos paralelos, la inmortalidad de la especie a través del ADN, la duplicación de un muerto por clonación, la restauración de funciones vitales en muertos, o la existencia de la conciencia como elemento independiente del cerebro, que no desaparecería tras la muerte.
En nuestra sociedad, la muerte se ha reducido a un hecho biológico, al fin de la existencia material: al cadáver, y las ideas, mitos y creencias sobre la esperanza postmortem son ingenuas, absurdas o un engaño.
Nuestra cultura y aprendizaje han inhibido nuestra capacidad intuitiva, emocional o mística para alcanzar una realidad más amplia y profunda, cuya naturaleza se extiende desde la física hacía la filosofía, la biología y la religión.
Para desarrollar el proyecto trabajo con la materia y las ideas: fotografío cadáveres de animales reales que encuentro con fondos que pinto al óleo utilizando simbolismos e inspirados en las ideas sobre la esperanza post mortem.

Para ver todo el proyecto puedes contactarme en: