EL PARAÍSO COME CARNE

Un trabajo que explora la perspectiva fisicalista y tangible de la muerte junto con la visión intangible de las creencias en torno a la esperanza post mortem, y el atisbo de verdad que pueda haber en ellas.

El Paraíso Come Carne es un proyecto explora la muerte desde el cadáver (lo que creemos real) junto con las ideas, mitos y creencias en torno a la esperanza post mortem (lo que creemos falso), y cuestiona si estas dos visiones enfrentadas, podrían ser verdad con los nuevos avances científicos y la visión de la física cuántica.
Las ideas y creencias sobre la esperanza post mortem están elaboradas por un conocimiento intuitivo a través de la observación de los procesos de la naturaleza, experiencias místicas y un sentimiento de unidad con el Universo.
A lo largo de la historia, estas ideas han sido transmitidas a través del pensamiento simbólico y los mitos: renacimiento, reencarnación, resurrección, el viaje, el más allá́, el alma, la inmortalidad, la salvación, paraísos, infiernos, mundos celestiales o nuevas existencias desencarnadas.
En la actualidad asociamos la vida y la muerte al cuerpo: una visión aprendida de la ciencia materialista, donde la muerte es el fin de todo (el cadáver) y todas las creencias sobre la esperanza post mortem nos parecen ficticias o absurdas.
Pero, ¿y si estas creencias fuesen explicaciones simbólicas de una realidad que todavía no hemos alcanzado?
Si analizamos los avances científicos, tecnológicos y la nueva visión que aporta el campo de la física cuántica, podemos encontrar importantes semejanzas con las ideas descartadas como ficticias o absurdas.
El alma que permanecería tras la muerte del cuerpo físico podría relacionarse con la existencia de una conciencia cuánticala inmortalidad se relacionaría con la reprogramación genética o con la creación de dobles por clonación; otras vidas o existencias podrían ponerse en relación con la teoría de los Mundos Paralelos; ir al paraíso se relacionaría con la dispersión de los átomos que pasarían a formar parte de la naturaleza; la resurrección podría explicarse actualmente gracias a la reanimación y reparación de cuerpos criogenizados con nanorrobótica; la reencarnación sería posible al transferir la mente a un sistema informático, un ser virtual o un robot.
Para desarrollar el proyecto enfrento la visión materialista de la muerte con las ideas sobre la esperanza post mortem fotografiando cadáveres de animales reales que encuentro con fondos que pinto al óleo utilizando simbolismos universales inspirados en las creencias sobre la muerte.

Para ver todo el proyecto puedes contactarme en: